Hoy publicamos este post de la mano de una de nuestras empresas patrocinadoras, Camerfirma, Prestador de Servicios de Confianza Cualificados, con más de 20 años de experiencia, ayudando a las empresas a digitalizar los procesos comerciales, garantizando el cumplimiento de la normativa europea (GDRP y eIDAS). Además, ahora son oficialmente Agente Digitalizador del KIT Digital, ayudándote a solicitar el Bono Digital para que puedas beneficiarte de todas sus soluciones: Certificados Digitales, Plataforma de Firma Digital, Facturación Electrónica, etc…

 

El tejido empresarial español está formado fundamentalmente por pequeñas y medianas empresas. De hecho, más concretamente, por microempresas (de hasta 9 trabajadores) y PYMES sin asalariados. Estas dos categorías empresariales ocupan, respectivamente, el 38,46 % y 55,18 % de las empresas (suman un total de 93.64 %), que hace un total de 2.742.618 empresas, según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (abril de 2022). Este tipo de empresas, por razones obvias, no suele tener un departamento dedicado en exclusiva a la administración y las gestiones burocráticas que conlleva toda empresa. Por el contrario, externalizan este servicio a terceros especialistas en la materia: gestorías o asesorías.

En España, son cerca de 70.000 las asesorías y gestorías que prestan servicio a pymes y autónomos. Dado el tipo de actividad, es un sector muy atomizado, repartiéndose por todo el territorio, desde las grandes ciudades a núcleos de población más pequeños, con una media de empleados inferior a 3.

Este mercado, ya muy maduro, está formado por pequeñas oficinas que prestan sus servicios en su entorno más cercano ya que, tradicionalmente, el contacto personal ha sido una de sus características. Sin embargo, con la llegada de la digitalización, surgen nuevas oportunidades de expansión para este tipo de negocios.

Actualmente, tan solo un 10 % de las gestorías y asesorías ofrecen servicios online. Sin embargo, tras la apuesta de las Administraciones Públicas por la digitalización en los últimos años, con la gestión telemática de todo tipo de trámites, pequeñas empresas y trabajadores por cuenta propia están trasladando esa digitalización a sus procesos, por lo que necesitan que su asesoría o gestoría de confianza esté adaptada a ello, tanto a la hora de prestarles su servicio de administración como, incluso, para obtener el Certificado Digital que necesitan para realizar de forma personal muchos de sus trámites.

 

Tipos de certificados y trámites a realizar

La implantación generalizada de trámites online ha acelerado las necesidades de digitalización tanto de ciudadanos como de empresas. Las administraciones públicas, cada vez más, exigen la presentación telemática de documentos (por ejemplo, de impuestos) o la Firma Digital en la que quede verificado que el interesado es el firmante.

Cualquier persona que, a nivel personal, quiera realizar trámites con las administraciones públicas, necesitará un Certificado Digital de Ciudadano.  Con él, el titular puede realizar trámites online que requieran autenticación de identidad, así como firmar digitalmente documentos, en su propio nombre y derecho con plenas garantías legales. Tiene la misma validez que la firma manuscrita.

Los trabajadores por cuenta propia disponen también de un Certificado Digital de Autónomo que se emite de forma concreta a una persona física en su condición de trabajador autónomo. Con él, podrá realizar trámites electrónicos con terceras personas, administraciones públicas, organismos públicos, etc. y firmar en su propio nombre y derecho documentos con plenas garantías legales, garantizando a la vez su identidad personal y la vigencia de su situación actual de autónomo dado de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Además, si es un profesional colegiado, existe un certificado específico para él, que acredita, además, su colegiación: el Certificado Digital de Autónomo Colegiado.

Además, las empresas, pueden realizar todas las gestiones con administraciones públicas u otras empresas, de forma online con los Certificados Digitales de Empresas. Por ejemplo, pueden obtener un certificado que permita asociar la firma digital de un empleado a su pertenencia en una organización; éste es conocido como el Certificado Digital de Representante Legal. Con él, podrán agilizar este tipo de trámites, reduciendo el tiempo invertido en tareas administrativas e invirtiéndolo en trabajar para el negocio. Todo ello, al final, redundará en la competitividad de la compañía.

 

Certificado de Empresas: Eficiencia para las Asesorías y Gestorías

Las asesorías y gestorías, como hemos visto, son pequeñas empresas. Su trabajo es realizar los trámites que sus clientes necesiten: desde calcular y gestionar nóminas, a altas y bajas de empleados o ayudar a sus clientes en sus obligaciones tributarias. Ellas necesitan ser también eficientes en la gestión de su propio negocio. Al fin y al cabo, ellas también son empresas con obligaciones, por ejemplo, ante la Administración Pública.

Contar con un certificado de empresa, permitirá a los trabajadores de este tipo de empresas ganar en eficiencia y destinar su tiempo a aquello que les genera rentabilidad y crecimiento de su negocio: prestar servicio a sus clientes y ayudarles en todos los trámites que estos les soliciten..

 

Un proceso de obtención del certificado aún más sencillo de la mano de asesorías y gestorías

Los clientes de las asesorías y gestorías suelen ser personas individuales o pequeñas corporaciones y necesitan, por tanto, contar con el certificado adecuado para realizar las gestiones que han de tramitar. Una vez que se dispone del certificado, realizarán sus trámites de forma sencilla, cómoda y ahorrando un tiempo precioso para hacer crecer su negocio. Sin embargo, conseguir el certificado, aunque es un proceso sencillo, requiere acudir presencialmente a un Punto de Verificación Presencial (PVP).

Las asesorías y gestorías ofrecen habitualmente el servicio de tramitación del certificado a sus clientes (personas físicas o empresas), que comprende la solicitud del certificado y la aportación de todos los documentos necesarios ante la autoridad de certificación. Sin embargo, hasta ahora, era indispensable un último paso por parte del cliente: acudir en persona a un lugar (oficina de Hacienda, registro, etc.) en el que una autoridad de certificación diera fe de que la persona que va a ser titular del certificado es realmente quien dice ser.

Ahora las gestorías y asesorías pueden facilitar a sus clientes el proceso completo, incluida la verificación, ya que pueden convertirse, de la mano de Camerfirma, en Puntos de Verificación Presencial. Así, pueden ofrecer el valor añadido más preciado por los trabajadores autónomos y por las pequeñas empresas: tiempo.

 

[Post redactado por la empresa Camerfirma]

 

 

Webmail